Red de amig@s unidos por el arte.

2 feb. 2018

La Frontera



El ser es un ser fronterizo. Eugenio Trías.

El espacio llamado frontera, ha sido delimitado geopolíticamente e históricamente durante las conquistas por el hombre a través de siglos y guarda  diversas características, particularidades que separan o acercan a los hombres y mujeres en nuestro planeta, dependiendo de qué lado de la frontera se vea el horizonte.



Las fronteras se estiran, encoge, desaparecen, aparecen, son absolutamente arbitrarias y la filosofía acerca del deber ser, es legislada, valorada y vivida cotidianamente por la sociedad que las delimita, contempla y hereda dichos conceptos a sus descendientes. 

Diversas connotaciones tiene la frontera, ella nos habla según se le cuestione. Mí espacio y el espacio del otro, es esa pertenencia abstracta cuya normatividad la guardan celosamente las naciones, lugar donde aparentemente cabe el universo de todos.


La frontera guarda como una caja de Pandora, los parámetros con que se define el paradigma inaprensible de dicho concepto. Algo tan simple, el ir y venir, en el que la humanidad trashumante, gregaria y nómada recorrió y pobló nuestro planeta, es hoy un campo de batalla de infernales enfrentamientos entre seres humanos.

Pienso que la frontera que nos margina desde un comienzo, es la que llevamos interiormente como individuos y se manifiesta al extremo de considerar posibles enemigos a los posibles amigos. Hoy desde el umbral, ante el caos que percibo, estoy escribiendo.

Para mí no hay peor frontera que la que nos limita para darnos la mano; así de simple y así de enormes veo sus muros ahora tangibles en muchos territorios.

 En la frontera, entre estos espacios, en nombre del poder que brinda la pertenencia a una tierra, se cometen delitos bárbaros que solo alcanzamos a conocer parcialmente, muchas de las veces sólo por los medios de comunicación a nuestro alcance.

Hay que revalorizar nuestros conceptos como hombres y mujeres acerca del "deber ser" en cuanto a la frontera, sus límites y sus deleznables problemas. 

La única frontera que deseo derribar, es la que se crea de manera sistemática en los corazones de mujeres y hombres que en nombre del dolor y el agravio, enarbolan la bandera del odio y recrudecen su rigidez y su doble moral bajo aparentes paradigmas que no funcionan en la práctica de su ejercicio, así, valores como la pertenencia, la libertad y el honor entre otros, son violentados por los mismos seres que los llevan a la práctica resguardando sus fronteras y se comete vilmente el ultraje. 

Tenemos que luchar por extender nuestra consideración a los derechos de todos, a la libertad y al placer de convivir y compartir sin felonía los derechos humanos.

Hay que tomar iniciativas y a partir de la conciencia de este problema fomentemos desde el seno familiar, estimular cambios positivos y la reflexión acerca de la potencialidad del hombre para transformar su entrono, siempre en construcción, y sobre todo, la importancia de nuestras acciones por pequeñas que sean. 

Resaltar la conciencia de que podemos aspirar a tiempos mejores, si respetamos y convenimos en decisiones asertivas para todos, contemplándose desde las ópticas de cada uno de los involucrados mediante el diálogo y la conciliación, antes de llevarlas a cabo.

Espero que se logre el equilibrio y se lleven a una realidad soluciones coherentes para conciliar los intereses de todos y la convivencia entre humanos, logre la tan ansiada paz y respeto por ese otro que nos acompaña en este devenir del tiempo entre fronteras. 

Imagen de la red.

 Leticia Garriga©


Nota tomada de la red. Inmigración es la entrada a un país o región  por personas que nacieron o proceden de otro lugar. Representa una de las dos opciones o alternativas del término migración,  que se aplica a los movimientos de personas de un lugar a otro,  estos desplazamientos conllevan un cambio de residencia bien sea temporal o definitivo.

Las dos opciones de los movimientos migratorios son: emigración,que es la salida de personas de un país, región o lugar determinados para dirigirse a otro distinto e inmigración, que es la entrada en un país, región o lugar determinados procedentes de otras partes. De manera que una emigración lleva como contrapartida posterior una inmigración en el país o lugar de llegada.

2 comentarios:

Loli Salvador dijo...

Un texto magníficamente escrito.

Unas fronteras llenas de venenos y malas hierbas que obligan a retirarse, y en las que más que unión encontramos fuerzas. Esperemos que algún día sirva para otros nuestro modelo de ayuda, confianza y buena compañía, o bien podamos incorporar a nuestra vida los valores que hayamos visto al otro lado, porque sólo así se alcanzan las cumbres y los llanos, cual caminantes apasionados que avanzan todos juntos.

Mi abrazo.

Leticia dijo...

Sí amiga, las fronteras que delimita el poder del hombre y que han avasallado la fraternidad con ferocidad por obtenerlas, han quedado inscritos estos hechos en la historia de la humanidad. Espero que la peor frontera, como digo, la que delimitamos ante los que compartimos este tiempo en el planeta, sean fronteras que se logren atravesar con amor por la paz y la ética al convivir.
Un placer siempre comentar contigo Loli.