Ballena. Dominica Ahumada Medina. (11 años) © copyrigth.

Red de amig@s unidos por el arte.

23 sept. 2014

Palabras y Tiempo. Otoño



 Éxodo de sal y agua, lúbrica  piel que 
acoge la belleza del próximo otoño Restaurar el deseo... 
ser azul como el aire y tenue como un suspiro satisfecho.
Leticia©

“Tardor” [‘Otoño’] de LETICIA GARRIGA traduït al català per PERE BESSÓ.



TARDOR


Èxode de sal i aigua, lúbrica pell  
acollent la bellesa de la propera tardor Restaurar el desig...

ser blau com l’aire i tènue com un sospir satisfet.

Agradezco el talento y generosidad del poeta Pere Bessó que ofrece la oportunidad a los hablantes del catalán de leer mi poema.

Obra. Soledad Fernandéz (Sic).  Nace en Madrid en  el año 1949 se traslada a Collado Villalba (Madrid), donde actualmente  reside.

10 comentarios:

ReltiH dijo...

PRECIOSO. MUY POÉTICO.
BESOS

Leticia dijo...

Adolfo, sabemos que es así. Un abrazo

Oriana Lady Strange dijo...

“Restaurar el deseo...” sí, ya que suele ser nostálgico en el otoño.
Muy bonito!!
Cariños…

Marinel dijo...

Como un desvanecimiento llega el otoño para luego de aposentarse y revivir, hacernos sentir su dorada presencia, partir igual que llegó.
Que bonito te ha quedado; precioso.
Besos.

Leticia dijo...

Oriana, el devenir de las estaciones marca siempre nuestro sentimiento. Esperemos que el otoño nos brinde una dorada hojarasca. Un abrazo

Leticia dijo...

Marinel, cada mañana libero mis manos para que escriban y lograr tejer sueños diría yo, aquellos que son y los que podrían ser. Un tejido en el tiempo, hoy del color del otoño.
Besos poeta.

Julie Sopetrán dijo...

Encontrar la belleza es la misión del poeta... y nada mejor que este comienzo otoñal para tus versos.Me ha encantado, como siempre. Un abrazo.

Leticia dijo...

Julie, empieza otro otoño en nuestras vidas. Qué alegría verlo en las condiciones de salud que vivimos. Un privilegio desde eso. Lo demás es lo de menos jejeje. Un beso querida amiga.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Cuanto puede una estación generar una bella sensualialidad. Se siente la piel disfrutando el cambio estacional. Un abrazo. Carlos

Leticia dijo...

Así lo creo, el calor o el frío siempre nos acompañan en el devenir del tiempo, cada estación exige un determinado comportamiento.
Te correspondo con mi afecto el abrazo querido amigo.