Red de amig@s unidos por el arte.

8 ago. 2014

Visitamos a Loli en su piso en Zaragoza.

Saborear emplatada la flora y fauna de la geografía nativa, es una costumbre que va de la mano de la historia del hombre y es una manifestación de su cultura. 

Compartir los alimentos y degustarlos en comunión entre los comensales, es un ritual ancestral que disfrutamos Loli, Mauricio y yo en un ambiente casero muy tranquilo apartado del ajetreo de Zaragoza. Momento inolvidable logrado con la fe y la amistad que se hicieron presentes.  


Loli nos invito a comer en su casa después de disfrutar de una mañana caminando por diferente rumbos de la ciudad, después de haber visitado el acuario en el espacio de la feria Internacional de Zaragoza 2008, haciendo paradas de descanso, bebiendo vino de verano o cerveza bajo sombrillas en terrazas  muy concurridas que ofrecen abrigo al caminante del sol veraniego en Zaragoza. 
No puedo dejar de comentar que Loli, tiene un atuendo similar a este que fotografié en una tienda que vende ajuares de trajes regionales ¡Precioso! 

 
En la foto estamos antes de entrar a su piso. Un precioso espacio que es igual a Loli, exquisito. Su gusto se expresa en todos su rincones, no digamos su cocina que es preciosa, entre sus detalles tiene un especiero hecho en madera por su padre.  

Menú hecho por Loli para nosotros. 

Entrada
Pimientos rojos rellenos de bacalao
Sopa 
Gazpacho de tomate
Plato principal
Jibias 
Postre 
Macedonia de frutas.
  Vino blanco o tinto al gusto .

Para acompañar: Queso cabrales o Blue cheese como le dicen en Francia, huevito cocido picadito, tiras de jamón de pierna de jabugo alimentado con bellotas, espárragos blancos, pan, aceite de oliva extra virgen,sal pimienta... y el inefable aderezo de la mistad y el amor por la vida.
Brindamos por la salud, la vida, y la extraordinaria oportunidad de nuestro encuentro. 






 La mesa, vestía con encanto mantel de lino bordado y sobre el la cristalería y los individuales, vajilla con delicados diseños de flores  así como accesorios para reposar los cubiertos del servicio individual.


Diligentes dachshunds sostenían los cubiertos. 




Loli, con su serena belleza, estaba integrada  al ambiente de agasajo como una pintura renacentista.
Música suave  acompaño la comida.


Nosotros en la mesa muy felices y Loli con su cámara tomando fotos. 



El gazpacho a punto, refrescante y exquisito. 

La jibia esperándome...  mientras le tomaba fotos.


La jibia estaba para comérsela jajaja, preciosa, hasta daba lástima cortarla...



No voy a actualizar mi blog hasta septiembre, estoy inmersa en varios proyectos pero con gusto comparto esta crónica de nuestro encuentro.
Pueden visitar el blog de loli, Las Cien Puertas de Eunate, 
http://lolisalvador.blogspot.mx/ ella ha hecho también una crónica antes de irse de vacaciones al campo. 

10 comentarios:

ReltiH dijo...

MUY BELLA FORMA DE DESFRUTAR DE Y CON LOS AMIGOS. FELICITACIONES!!
BESOS

AMBAR dijo...

Hola Leticia.
Me alegra que hayáis disfrutado de ese agasajo y delicioso encuentro con Loli, es una mujer maravillosa y una noble, excelente amiga, yo, la quiero mucho, es digna de admiración, aprecio y agradecimiento.
Estuvimos juntas en mayo, y disfruté de su compañía todo lo que me fue posible, tan pronto pueda, repetimos encuentro y espero pasar más días en Zaragoza, el último viaje fue muy corto.
Un abrazo.
Ambar

Oriana Lady Strange dijo...

Qué bueno que estés disfrutando las vacaciones.
Hermoso encuentro, al que no le falto nada, eh!!!
Cariños….

Leticia dijo...

ReltiH !!! placentero tiempo que se desliza entre el decir y hacer compartiendo la amistad.
Es milagroso pasar de la virtualidad del blog a poder disfrutar personalmente la sucesión de momentos con un ritmo estelar.
Besos hasta Colombia poeta.

Leticia dijo...

Ámbar, ya nos ha comentado Loli acerca de tu amistad y asidua comunicación telefónica.
No es el tiempo corto o largo sino su uso con intensidad. Lo hicimos así y es y será inolvidable. Besos Ambar

Leticia dijo...

Oriana, sí fue como un regalo de la vida. Momentos compartidos que reafirman el espíritu y la fe en la belleza de la amistad.
Pronto vuelvo a visitar blogs de colegas como el tuyo y a seguir con mi actividad cotidiana como bloguera.
Un abrazo

Taty Cascada dijo...

¡Qué mesa más bien presentada!. Adoro los detalles y el buen gusto; pero sobretodo el amor de los amigos cuando se reúnen a conversar y beber una copa de buen vino.
Besitos para ti.

Leticia dijo...

Verdad que es como un milagro haber logrado conocer a Loli.
Ojalá y nos podamos ver pronto querida Taty. Besos

Loli Salvador dijo...

Dicho así, parece que una comida sencilla la convertimos en gloria y el día gris se viste de color. ¿Qué pensaría Diego Rivera de esta narrativa culinaria llevada a su máxima expresión?. Yo diría que hay una lírica secreta en esa sepia y él diría que hay olor a ajo después de tomar gazpacho.
Querida Leticia, que mis risas, nacidas del corazón, inunden este post colorista, artístico y sabroso.
Un beso

Leticia dijo...

Creo que Diego sería feliz comiendo con nosotros, inspiración para una pintura tu linda mesa. Hasta siempre Loli.