Ballena. Dominica Ahumada Medina. (11 años) © copyrigth.

Red de amig@s unidos por el arte.

5 abr. 2014





Hay cierta gloria en no ser comprendidos. Baudelaire.

Escribir, leer ¿comprender ?

Me parece que los escritores son frente a su lector... personajes, creadores de la obra, una mirada desde su visión personal o la misma obra; puerta a descubrirse en su lector en el universo que reflejan la imitación de la vida o  su sentimiento trágico, parafraseando el título de la obra de Unamuno. Cuando se escribe, se deja fluir el torrente de letras y palabras que conforman un lenguaje con un estilo propio. Siempre me asombran las miles de combinaciones de las letras y palabras que fluyen de la sensibilidad de quienes escriben en el mismo instante y desde lugares distintos en el planeta.

El escritor es testimonio de pasión y entrega, a través del tiempo sus obras permanecen, se heredan y las guarda la memoria oral o escrita de cada cultura que puebla la tierra. Así el tlacuilo ( el  escriba de códices entre los aztecas) en aquel tiempo o bien el escritor hoy, nos brindan con su testimonio personal, obras que ofrecen el reto a desentrañar los viejos o nuevos paradigmas, signos y sus siempre cambiantes significados, aquellos  en que está construido su interior en determinado espacio-tiempo. Expresiones de vida que se gestan en las sociedades tan distintas en las que convivimos y que a través de la obra de muchos o algunos, se conforma el acervo que manifiesta el espíritu de los pueblos o  aquel escritor en particular.
Lograr la trascendencia, es algo que no se busca, se encuentra… creo que hace eco y resuena en el corazón de aquellos que identifican y hacen suyo lo que el escritor manifiesta según su lectura. leticia©

Imagen de la red. Escritores. Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes, sentada, escritora Elena Poniatowska y la pintora surrealista y escritora  Leonora Carrington. Nacida en Inglaterra, vivió en México desde 1942, muere en la capital en mayo del 2011.

12 comentarios:

Pilar Cárdenes dijo...

leticia, no te haces idea de cuánto me ha gustado esta entrada tuya. Desde mi humilde opinión creo que quien busca agradar encuentra su propia muerte literaria , o eso creo...

Un abrazo y feliz semana

Leticia dijo...

Pilar, totalmente de acuerdo contigo, y además me parece inconcebible de parte de un escritor/ra comprometido con su oficio. Qué gusto tu comentario y visita. Un placer de verdad que recibo desde tu primorosa tierra,en medio del -MareNostrum- entre los romanos y bizantinos, hoy el Mediterráneo Besos.

Kasioles dijo...

Hacía tiempo que no sabía nada de ti.
No hemos cocincidido haciendo comentarios a amigos comunes.
Hoy me he dicho que llegaría hasta tu casa y aquí me tienes, sé que soy bien recibida.
Yo también me admiro de las maravillosas combinaciones que se pueden hacer con las letras y palabras para expresar sentimientos.
En cantidad de ocasiones, he sentido esa necesidad de comunicarme a través de la escritura, para mí, el lanzar al aire los sentimientos que oprimían mi corazón, me ha servido de una excelente terapia.
Mis letras, aunque son de andar por casa, y no se pueden comparar con las de un escritor, llevan también mensajes que salen del corazón.
Los escritos, amiga mía, no tienen edad, se mantienen en el tiempo y, muchas veces, nos hacen vibrar ¡bendito escritor que sepa llegar al corazón del lector!
Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
kasioles

Garriga dijo...

Es cierto lo que dice pilar. Es cierto que nadie puede decir que no busca agradar. Perdurar literariamente depende también de un mercadeo. Los escritores que están "vendiendose" todo el tiempo me parecen tan feos como los que tratan de agradar todo el tiempo. La lectura es un acto privado, es allí donde la magia sucede.

Fina Tizón dijo...

Excelente entrada, querida Leticia.
¿Sabes?, a veces, cuando releo poemas míos compuestos hace un tiempo me pregunto que me impulsó a escribir aquello y de aquel modo, sorprendiéndome a mi misma; supongo que le pasará a todos los que aman escribir. La inspiración juega un papel muy importante, es cierto, pero no es fiel compañera, va y viene. Sin embargo, el sentimiento, las emociones permanecen, nos mueven a jugar con las palabras, son las que nos empujan a escribir, creo yo, aunque después lo adornemos, lo teatralicemos todo un poco, nada es verdad del todo, ni mentira del todo, pero en cada poema siempre dejamos poquito de nosotros, aún sin darnos cuenta; por eso seguramente sería imposible desarrollar de igual modo y en el momento actual trabajos que desarrollamos en base a otras emociones y sentimientos.
Y disculpa, Leticia, creo que me he enrollado demasiado.

Te mando un fuerte abrazo
Fina

ReltiH dijo...

UN TEMA MUY INTERESANTE. PARA EL CUAL NO SÉ LA RESPUESTA. GRACIAS.
UN ABRAZO

Leticia dijo...

Kasioles, la comunicación entre la obra y la lectura haga de ella el lector, es el puente que logra a veces el escritor.

Gracias por tu visita, siempre una alegría para mi querida amiga.

Julie Sopetrán dijo...

Creo que el verdadero escritor, no sabe que lo es. Hermosa entrada de reflexión, Leticia. Me ha encantado.

Leticia dijo...

Primo, sabio concepto el tuyo acerca de el acto íntimo de leer. Un abrazo.

Leticia dijo...

Querida amiga, me has recordado al escritor español Ramón de Campoamor, quién dice en una cuarteta muy popular "En este mundo traidor, nada es verdad ni es mentira,todo es según el color del cristal conque se mira."
Qué bueno que te extiendas , el decir y escribir entre amigos es un diálogo que nos mantiene unidos.Muy de acuerdo contigo querida Fina, abrazo fuerte.

Leticia dijo...

ReltiH, no hay una respuesta acabada puesto que toca, para empezar, el instrumento llamado lenguaje escrito, al que acompañan la subjetividad, el paso del tiempo, criterios, valores, pensamiento crítico, emociones, puntos de vista y más acerca del llamado -escritor- y su universo.

Besos querido compañero de oficio.

Leticia dijo...

Julie, yo creo en la cuarteta de Campoamor, inspirado en la idea de W. Shakespeare, Calderón de la Barca, el también español Jorge Manrique, en fin, como decía el mexicano filósofo ensayista y político, José Vasconcelos. Las ideas andan en le aire y a veces en literatura se coincide en ideas frases etc. A mi me da mucha preocupación enlazar palabras, crear frases, a veces siento que es casi imposible que sea yo la única a la que se le haya ocurrido alguna de las que escribo, pero dejo atrás el miedo y sigo escribiendo.
Mi cariño de siempre querida JUlie.