Ballena. Dominica Ahumada Medina. (11 años) © copyrigth.

Red de amig@s unidos por el arte.

6 mar. 2014

Mujer



Lectores amigos. Este breve poema ha sido traducido al catalán, por el poeta valenciano Pere Bessó , al portugués por la poeta y novelista Tania Alegria y al rumano por el poeta Andrei Langa. Ofreceré estas semanas, algunos de mis trabajos que guardan una relación directa con el tema de la mujer.Todos ellos han  sido publicados en medios impresos, y han sido leídos en diversos foros.  


 Un poema que convalida el credo de ser mujer. Tania Alegria.

Cueva de la simiente
Compañera
arcano y címbalo
de su opuesto
Cuerpo sin piel
curtido con sal
Mirada asombro de lo innombrable
Universo creador
y recreador de sueños 
Dolor  inmensurable sin alas
Amante eterna de la noche y el día
Sol
Sal
Arena
Agua… polvo de estrellas en sí.

Mulher

Um poema que convalida o credo de ser mulher. Tania Alegia.
Cova da semente
Companheira
arcano e címbalo
do seu oposto
Corpo sem pele
curtido com sal
Olhada assombro do inominável
Universo criador
recriador de sonhos
Dor imensurável sem asas
Amante eterna da noite e do dia
Sol
Sal
Areia
Agua... pó de estrelas em sí.



Ofrezco este análisis  de mi querida amiga y escritora Rowena Rivera acerca de  este breve poema Mujer.

Mi encuentro con la maestra y escritora Leticia Garriga sucede en uno de los Simposios sobre Frontera que lleva a cabo la Universidad Autónoma de Baja California Sur, hace ya varios años en el mes de febrero. Coincidimos como ponentes y nace de este encuentro nuestra amistad. A continuación un breve ensayo sobre uno de su poemas, muestra de su talento. 

                        Proceso artístico y creación literaria en un

                                  
                 poema de Leticia Garriga

               Dra.  Rowena A. Rivera
                                                        
            Este breve, intenso poema, “Mujer,” título que da a luz una multitud de sensibilidades, es más bien una serie de secuencias en las cuales, fragmentos de imágenes y motivos aparecen y se retiran.  Van dando una visión apenas percibida, para pasar a otra.   Estas frases, sin verbo, sin tiempo, fugaces y evanescentes, determinan el ritmo y la libertad del poema que fluye hasta el final.  Libre de la energía organizadora, un elemento de incoherencia o irracionalidad se filtra.  Y  se insinúa el paso rápido de partículas sueltas utilizadas en la creación de la más antigua historia.  Se intuye que estos fragmentos, estas imágenes, apenas visibles en la oscuridad del aún indescifrable cosmos, pertenecen a un tiempo antiquísimo y remoto.  El universo, como este poema (sin puntos ortográficos ni punto final), que siempre está inventándose, rehaciéndose, aún no ha llegado al pensamiento lógico.  Carmen Martín Gaite, escritora española, nos recuerda de esto con sus palabras: “Las cosas contadas, antes de ser palabras, han sido confusión.”
Intuimos esta misma actividad creativa en la composición de “Mujer,” título que ya lleva implícita la idea de dar nueva vida, el misterio más significante en nuestra experiencia.  Se introduce este poema con las palabras que inmediatamente sugieren lo primerizo, lo recóndito, e incipiente:
Cueva de la simiente
Compañera, arcano y címbalo
de su opuesto
La sensibilidad de Garriga se despliega.  Las imágenes llegan y se van; pasan por alto lo superfluo, reteniendo el meollo de cada sensación.  Nos dice el texto. 
“Mirada asombro de lo innombrable” 
Lo sensible predomina.  La frase interrumpida, lo insinuado, lo incomprensible, ambiguo, lo inacabado o dicho a medias, es parte de la condición de este poema que va escribiéndose.  Encontramos, en la literatura moderna, escritores como Virginia Woolf, Azorín, y muchos otros, que se distinguen en su preferencia por lo sensorial.  Sin negar la existencia de lo auditivo, visual, acústico y lo táctil, la experiencia sensual cobra más importancia en las obras de estos escritores.  Por lo tanto, la meditación sobre la subconciencia, la interiorización y los sueños fragmentados se expresan con finos, delicados y transitorios materiales, característica que marca el estilo de Leticia Garriga.
Con un idioma en que aparece un dejo de arcaísmos y que insinúa lo ausente y lejano, la poeta nos sitúa en un espacio sin tiempo, o sea, en un eterno presente.  Y nos sugiere, porque todo en su poema es sugerencia, un mundo prehistórico y en tinieblas donde predomina el olor, el color y la misteriosa belleza del cambiable pero perenne mar.  Los elementos del cielo  - el sol -  y los de la tierra - la arena y el mar - se fecundan en la penumbra, en el polvo de estrellas:
            “Sol, sal, arena, agua y polvo de estrellas en sí misma

Con sus imágenes, esta escritora crea una estrecha interrelación entre la fecundidad de la hembra y la del mar, el “universo creador y recreado de fantasías.”  Estas representaciones femeninas y varoniles/marítimas, son símbolos de las profundidades creativas de la hembra y del mar/universo, y son metáforas de la inspiración artística.  En el poema de Garriga, se expresa la creatividad en el surgir de ritmos, melodías e imágenes, como si desordenadamente brotaran del profundo y variable corazón de la intuición poética.
“Mujer,” poema, tejido de motivos recurrentes que siempre se están dando, nos señala percepciones de los antiquísimos y prehistóricos rituales, las mitologías y leyendas del agua y de las fecundas diosas del mar.  Cada una es, como nos dice el poema, “Amante eterna de la noche y el día” 
Nos alude a un mundo de numerosas y sensuales diosas precolombinas como Chalchiuhtlicue, la manifestación femenina de las olas espumosas, y de Ahuic, la diosa de los ríos, arroyos, vertientes, lagunas, torrentes, lluvias, tempestades y del rocío. Y figura sagrada de los aztecas que ha inspirado leyendas del más variado tenor.  También se guarda en la colectiva memoria indígena la sensualidad y la belleza de la figura de Atlatona,.que en náhuatl significa “la diosa que brilla en las aguas.”
Igualmente, este poema, en su tono, también retiene un aire mítico y sagrado.  Nos hace pensar en los poemas mágicos y mitológicos y en las divas del antiguo mundo romano/griego.  En cuanto a lo visual la relación mujer/mar suscita algunas imágenes en la pintura italiana de los siglos XV y XVI.  Estas figuras mentales toman forma, por ejemplo, en las obras de Giovanni Bellini y Sandro Botticelli, pintores que representan una joven hermosa, desnuda, cubierta sólo con su larga cabellera, y que surge del mar, respaldada por una enorme concha ovalada. 
Algunos escritores y pintores han visto así el acto de la creación, ya sea del ser humano o del arte.  Tal vez la imagen femenina, en su desnudez, en su sencillez, haya sido percibida en esos tiempos remotos como la profunda y purísima intuición artística que surge del misterio, que brota del mar. 
La poeta Leticia Garriga, nos entrega no solamente su poema, sino que también nos da, con sus reflexiones sobre orígenes, sobre comienzos, el proceso creativo que ha utilizado en este poema.
                                                          
                                                           Albuquerque, Nuevo México
                                                           
La Doctora en Literatura Rowena Rivera, nace en la frontera en Nuevo México, en un ambiente bilingüe. Radica actualmente en Albuquerque, en Nuevo México. Recibe de la Universidad de Texas, en El paso, su Bachelor en Lenguas Romances y su  maestría en Literatura Latinoamericana. Su doctorado lo realiza en la Universidad de Colorado  y se especializa en  Literatura Contemporánea Latinoamericana. Su experiencia docente ha sido en Lenguas romances, Literatura Latinoamericana Colonial y Contemporánea, Folklore Latinoamericano, entre otras. Destaca de su producción ensayística sus trabajos  sobre  música y poesía tradicional de su tierra 
de origen. Su trabajo sobre Antiguos rituales religiosos en Nuevo México, así como su libro “The Villanueva Tapestry: Women Historical Narratives and the Sens of  Self.  El tapiz de Villanueva: Narraciones Históricas; Reflexiones de las bordadoras sobre su pasado individual y colectivo. 
Imagen de la red. 

12 comentarios:

mónica pía dijo...

hermosa y cálida su percepción de una mujer...

cariños!

Ío dijo...


Hermoso poema, Leticia.
Gracias por la belleza de tus versos, por la amabilidad de los traductores y el análisis de Rowena.
Buen día.

m.

Humberto Dib dijo...

Muy bello, Leticia, me encantó.

Permite que te haga una observación, soy brasileño, mi lengua materna es el portugués, la versión en este idioma tiene algunos detalles que, a veces, dependen del criterio del traductor, pero que modifican mucho el sentido. Por ejemplo, la versión española dice 'Recreador de sueños', lo que en portugués debería ser 'recriador de sonhos', pues 'recriador de chãos' significa 'recreador de pisos', 'recreador de suelos', lo que cambia abismalmente el sentido.
Hay otras sutilezas, pero ésa es la más llamativa.
Un fuerte abrazo.
HD

Leticia dijo...

Mónica Pía, buenos días por aquí. Gracias por tu lectura y esta dedica para ti, que eres mujer . Un placer.

Leticia dijo...

Ío. Sabes que estas entramada en él querida amiga. Beso

Fina Tizón dijo...

Hoy sólo quiero dejarte un breve poema de JUAN RAMÓN JIMÉNEZ que seguro conocerás muy bien. Es mi granito de arena para esta entrada en homenaje a la mujer.

¿QUÉ ME COPIASTE EN TÍ,
QUE CUANDO FALTA EN MÍ
LA IMAGEN DE LA CIMA,
CORRO A MIRARME EN TÍ?

Besos, Leticia

Fina

Leticia dijo...

Humberto, querido lector. Gracias por tu tiempo, tu lectura acuciosa y por tus observaciones.
Humberto Eco, dice... que la lenguas en las traducciones, no literales como es la poesía, acuerdan entre ellas bajo la mirada del traductor. Estoy segura que en la semiótica de los signos, es posible que todo sea no sólo un "sueño".
Un placer Humberto.

*Seguramente fue un error de dedo en la transcripción del poema.

Leticia dijo...

Fina, delicada y bella tu colaboración. Mi cariño y admiración a la mujer que eres. Un fuerte abrazo

Garriga dijo...

me impresiona mucho,querida prima, porque vengo trabajando sobre exactamente las mismas ideas, aunque claro, vos las expresás me parece que tan poéticamente que será mejor que me vaya callando.

Leticia dijo...

Me parece que los temas son universales,escritos en nuestro caso, con el estilo de cada uno. El amor,la muerte, y la vida, como decía Juan Rulfo, aquel maravilloso cuentista mexicano,son tres de los esenciales.
¿Qué te parece mañana un mate a las cinco, querido primo?

Julie Sopetrán dijo...

Hermosa lectura de poesía... Gracias Leticia. Un placer visitarte y leerte. Besos.

Leticia dijo...

Mi agradecimiento a tantas amigas y amigos que me hacen el favor de regalarme su precioso tiempo y acogedores comentarios. Una de ellas, tú Julie.
Ojalá y nos veamos muy pronto.