Ballena. Dominica Ahumada Medina. (11 años) © copyrigth.

Red de amig@s unidos por el arte.

13 oct. 2013

FIN DE SEMANA






Acogerme en mi lar después de la furia del agua; Ver caer estrellas del caprichoso cielo, ofrecerme desnuda, sólo vestida de tenue arcoíris. Cerrar los ojos, callar toda voz y todo canto mientras el soplo irreverente de la brisa enreda mi cabello. Abrirme renovada  gracias a la fuerza   evocadora de instantes placenteros...  
Hoy, veo en la costa la transparencia que golpea impía cangrejos y caracoles asidos a diminutas algas entre rocas...  mirándolos me asalta el lapidario miedo. Aquel que me sigue desde el inicio de mi conciencia; la innegable posibilidad de mi muerte... Pero a pesar de esa verdad conmovedora, deseo seguir humedecida por agua y sal. Andar con mi casa a cuestas igual que el caracol, en la orilla de mi playa desierta... 

Leticia©

Imagen de la red.

40 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Sabemos que la muerte es inevitable, pero seguimos a pesar de su miedo, limpiando los muebles y los ventanales, deseando en la cama destendida, y cuajando la utopía de sueños. UN abrazo. Carlos

RECOMENZAR dijo...

me encanta tu blog y el arte de tus letras

yeste lima dijo...

Preciosas letras escritas sin miedo....

Sólo el miedo a no saber de lo que somos capaces es el único que nos tiene que preocupar, Leticia, los demás se superan o se asimilan, y ya no dan problemas.

Besos.

Ceciely dijo...

Los recuerdos nos mantienen asidos al instante, al hoy y qué mejor desnudarnos en cuerpo y alma para sentir el agua penetrar y lavarnos, aunque sepamos que detrás de nuestra espalda viene pegado un rótulo imborrable de partida.
Anda con los recuerdos a cuestas mientras vivas, deja una rendija de luz para que anide la ilusión en otra vida.
Querida Leticia, una prosa que dice mucho sobre vida y muerte…lo que puede inspirar un errante caracol!!! me dejas pensando…
Besos, abrazos y deseo que se solucione el problema del blog…te estaba extrañando.

Leticia dijo...

Carlos Augusto. Una respuesta poética, a pesar de todo querido poeta.
Un placer.

Leticia dijo...

Recomenzar-MuCha.
Me alegra encontrar un talento como el tuyo. Felicitaciones por ser así y gracias por acercarte a mi trabajo.

Un saludo

Fina Tizón dijo...

Un relato "reparador", querida Leticia, y quiero hacer hincapié en ese concepto porque tu escrito para mí, es como un "dar las gracias" por existir. Creo que te ha inspirado muy mucho y para bien, los últimos acontecimientos de tu país, esas tormentas huracanadas. Has creado un relato lleno de vida, fuerza y lucha para seguir caminando y ese caracol de tu texto es el mejor símbolo de todo ello.

Me llenaron tus letras

Un abrazo fuerte, amiga

Fina

Taty Cascada dijo...

Si algo tenemos en común todo habitante -desde el momento del primer respiro- como una certeza total y absoluta, es la muerte. Le observamos y le tememos antes de saberla hermana, antes de comprender su cercanía...Has escrito una deliciosa prosa Leticia, rica en metáforas y recursos literarios. Ha sido placentera su lectura.
Besitos.

Espero que hayas solucionado tu problema de actualización. Cuando me surgen este tipo de problemas, escribo al foro de blogger. Son bastante eficaces.

Leticia dijo...

Eres muy sensitiva estimada -persona- (jejeje). Un placer departir en mi nao que deseo siempre enfile su proa al sol. Ojalá como decía la lengua árabe Oh Alá.
Un placer leer tu comentario muchas gracias.

Marinel dijo...

Es que hay que seguir avanzando, pese a todo y contra todo, con el alma al aire,entregada al mar de la vida y su horizonte irrefutable, pero sin desasirse de la férrea ilusión de permanencia.
Precioso texto, Leticia.
Besos muchos.

Leticia dijo...

Ceciely, leerte siempre me ofrece alegría. El cuento para Karras y su recién nacida nieta, prueba la sensibilidad femenina en ti, volcada en ese regalo.
En la época navideña, subiré en una entrada un misterio ( papá mamá y el niño Jesús) es de paja de toquilla, una miniatura. Lo compre en Cuenca, Ecuador.
Una belleza. Mi cariño amiga.

Mucha de la Torre dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Leticia dijo...

Fina , sí gracias por poder realizarme como persona en la vida que me ha regalado tanto. Desventuras y placeres como a todos... y sí, deseos seguir con mi casa acuestas como el caracol, yo soy mi casa.
Una alegría en la vida alimentar el espíritu con el talento de personas que siento cercanas, una de ellas tú mi admirada amiga.
Mi abrazo fuerte hasta el otro lado del océano.

RECOMENZAR dijo...

leerte es aprender

Leticia dijo...

Taty, siento la cercanía de tu patria cuando me dirijo a ti. Siempre sobrecogedor compartir los avatares tan graves que han asolado a nuestros países siempre. Pero nosotras surgimos como el ave Fénix, con el espíritu indomable ante la batalla frente a la muerte en cualquiera de sus disfraces.
Gracias por tu lectura, siempre enriquecedora.
Beso y ¡Salud por la vida Taty !

Leticia dijo...

Marinel, cada día disfruto de tus nuevas entradas, para mi has adquirido una madurez que lo mide tu lenguaje poético. Un placer leerte y sentirte muy cercana en mi nao. Siempre en un mar sobrecogedor y sin la estrella de los vientos... se ha caído al agua en una tempestad.

Un abrazo bonita.

Leticia dijo...

Recomenzar, gracias por estar aquí, espero leerte y corresponder tus comentarios y acrecentar la hermandad por nuestras convergencias.

Un abrazo.

Kasioles dijo...

Yo he pensado muchas veces en la muerte. Por ser un tabú, se huye de ella y todos sabemos que más tarde o más pronto, llega y es inevitable.
Tengo una frase en la que digo:
SIEMPRE HE TEMIDO A LA MUERTE, PERO CUANDO LLEGUE, NOS FUNDIREMOS LAS DOS EN UN ENTRAÑABLE ABRAZO.
No he visto nunca esos pimientos que mencionas y me encantaría poderlos probar, tiene que ser un bocadito delicioso al rellenarlos de queso.
Me alegra mucho saber que te ha salido la mermelada y que te ha gustado, a mí me encanta.
Este domingo pasado, hice rebanadas de pan, las tosté, sobre ellas puse un queso de untar de cabra (más decorativo queda con una rodaja de rulo) y encima una cucharadita de la mermelada de pimientos ¡qué delicia!
Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
kasioles

Julie Sopetrán dijo...

Hermosa meditación frente a la idea de morir que nos es inevitable. La he disfrutado por su filosofía y belleza literaria. Me alegra mucho saber que ya no tienes problemas de internet y que podemos leerte y comentar. Un abrazo mi querida Leticia.

Leticia dijo...

Julie, siempre con un comentario alentador. Amiga, talentosa, poeta creativa, con pasión por cada cosa que te propones, entre ellas darte el tiempo de comentar a tus lectoras- Una suerte que estés siempre conmigo ¡Gracias!

Kasioles dijo...

Mi niña, agradezco enormemente que hicieras mi receta y que te haya gustado.
Para mí, mi querida amiga, es una gran satisfacción.
Si algo tengo que añadir, es que te ha quedado ideal, se ve que tiene la misma textura que la mía y el color también es precioso.
Agradezco mucho el detalle que has tenido al añadir mi receta a tu blog y tu sugerencia de que también se pude comer con un Cabrales, me parece de lo más acertada, gracias, yo también aprendo de ti.
En la primera foto, me sorprenden esos pimientos amarillos, por Castilla casi no se ven, tendré que buscar esa simiente y plantarlos para el próximo año en mi huerto.
Y repitiendo mil gracias, te dejo un fuerte abrazo con el cariño de
Kasioles

Priego dijo...

Hola Leticia, soy una persona que nunca pienso en la muerte ¿será porque no tengo tiempo?, ¿o tal vez sea porque mi mente se niega a ello?.
Un abrazo
Conchi.

Elsa Tenca-Mariani- dijo...

Querida Leticia,releo tu texto. Siempre la creatividad aleja la muerte...
Eso me pasa cuando estoy en contacto con tu escritura,a pesar de los avatares que existen en el difícil proceso dela vida (externos e internos)
Cariños.

-Aviso: ayer 14/10/por la tarde actualizó tu blog en mi página.

Misterio dijo...


Pletórica entrega al universo entero, desde ese desbordamiento de color que tienes.

Caminamos de la mano de un final misterioso, la muerte. Solemos temer lo desconocido, siempre. Al menos yo…

Tu casa, hecha de sentimiento y belleza, tus letras…

Muy bonito.

Un beso, Leticia.

BEATRIZ dijo...

Esa conciencia de la muerte nos sale al encuentro cada rato, Lety. A mí me parece cada vez que voy a cruzar la calle que algo está por ocurrir, un sobresalto hace que vea para todos lados más de una vez.
Sabemos de la muerte pero aún así decidimos todos los días que vivir ya sea en nuestra playa o nuestra ciudad desierta, es mejor que morir.

Un abrazo


Un abrazo.
Un abrazo.

Leticia dijo...

Conchi. Es interesante tu actitud y seguramente libera la conciencia del miedo. Gracias por dejar tu opinión y tu valioso tiempo.
Un saludo afectuoso bonita-

Leticia dijo...

Elsa. De acuerdo amiga.
Un abrazo con mi cariño.

Leticia dijo...

Beatriz... pareces mi espejo. Asimismo pienso y siento. Quizá nuestra sensibilidad no sea positiva pero como dice Elsa, el oficio de escribir nos libera y lo transformamos.

Una alegría tu comentario siempre.

Leticia dijo...

Misterio, tienes un blog digno de ganar un concurso. Tu creatividad como escritora me parecen estupendos. Gracias por dejar tu opinión en mi espacio. Un placer.

AMBAR dijo...

Hola hermosa Leticia.
Hermosas y profundas letras,
Quien puediera a la orilla del mar
Desnuda del orgulloso miedo
Vivir, soñar y saltar
A ese mundo escondido
Donde la cálida brisa
Es ya solo, amor y paz.
Un abrazo.
Ambar.

Leticia dijo...

Gracias Ambar, un regalo conmovedor son tus palabras.
Mi saludo cariñoso.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Mientra llega el momento final, tendremos que seguir andando con nuestra cruz a cuestas, pero con mucho optimismo.

Un abrazo.

Ío dijo...


En algún momento te he sentido sirena, Leticia, incluso más que caracola.
Todos nos llevamos a cuestas, esté o no desierta la playa.
Me gustó mucho, Leticia, encontrarte en esa orilla tan bella.
Abrazos desde mi noche, buenas tardes para ti.

Ío

Loli Salvador dijo...

No hay sentimiento trágico de vida, sino amor vivido y por vivir con pasión grandiosa. Hay una realidad que no pone límites, ni choca, ni se opone, de ahí el tono alentador, de esperanza por seguir avanzando y de fuerza humana.
Un beso

Kasioles dijo...

Gracias, muchas, por el detalle que has tenido conmigo.
Ayer he estado en el Corte Inglés, en el supermercado, siempre suele tener cosas que no se encuentran en los grandes supermercados pero, por más que miré, no encontré esos pimientos, yo creo que en Castilla no se comercializan, es más, si alguna vez he ido a algún restaurante, tampoco los he visto.
Te dejo un fuerte abrazo.
Kasioles

Leticia dijo...

Kasioles ¡Resuelto!, te he dejado en tu blog una dirección de las que hay en Google. Trae hasta precios hay muchas. Escogí la foto más clara.
Cuando los compre (no han llegado)les tomo foto y te la muestro.

Besos querida amiga.

Leticia dijo...

Ío, somos amantes de Tanatos y Eros... no hay duda. Gracias por hacerme compañía en esta playa, cuyo mar a veces es bermejo...
Un abrazo.

Leticia dijo...

Loli, sigo la esperanza un día más, aunque tengo la certeza de que ha sido un día menos.
Un fuerte abrazo amiga querida.

Mavi en blanco dijo...

Los temores están para reconocerlos y no negar la verdad. Así se combaten con más fuerza y alegría, será...lo que será.
Guapa
besos
Mavi

Leticia dijo...

Mavi, sabia reflexión. La consciencia es lo que permite tomar algún camino. Besosss