Ballena. Dominica Ahumada Medina. (11 años) © copyrigth.

Red de amig@s unidos por el arte.

9 sept. 2013

FLORES NEGRAS


Hay días, que son como flores negras. Con un sol iluminando su centro. Hoy, es un  día así,
me consume  el fuego del deseo... desde mi centro  
leticia © 

Imagen de la red.

El deseo se dice del anhelo de saciar un gusto
El deseo es la consecuencia final de la emoción inducida en origen por la variación del medio. La cadena causa-efecto que le corresponde es la siguiente: Emoción -> Sentimiento -> Deseo.
El deseo es una maquinación. A cada deseo le precede un sentimiento, se puede decir que al deseo sexual le precede un sentimiento de atracción: No obstante, el deseo —sea del tipo que sea— y su satisfacción, forman parte de la naturaleza humana. Satisfacer los deseos de forma adecuada implica el uso de la empatía.

18 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Hay días como flores, otros como capullos, incluso días de semillas lanzadas al viento...Lo importante es que sabemos lo que llevan por dentro.
Abrazos mi Leti querida.

Leticia dijo...

Y sí querida Taty, literalmente florecemos en ellos, aunque hay días de rosas marchitas.
Mi cariño hasta ti.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

En el adentro hierve la vida...así sea sombrío el afuera.UN abrazo. Carlos

Fina Tizón dijo...

Aunque a nuestro alrededor crezca la oscuridad, si el interior late, todo es capaz de conseguirse.

Un fuerte abrazo, querida Leticia.

Fina

Leticia dijo...

¡Bravo! Así es querido amigo.
Un abrazo.

Leticia dijo...

¡Sí Fina! Es el halito de vida que tenemos los que a pesar de los graves embates de la vida, sentimos fuego en el corazón deseamos y luchamos, y claro que no me refiero sólo a un cuerpo o al amor. Besos amiga querida.

Julie Sopetrán dijo...

En esos días, hay que contemplar el cobre labrado o ver cómo lo labran los artesanos de Santa Clara, me has traído recuerdos mágicos de este pueblo único, apasionante... A golpe de martillo, las flores negras se vuelven color brillante, pulido, lleno de vida estimulante.
Por eso porque el día no es negro, los pozos sí lo son, te salva el deseo, Leticia. Todo, precioso.

Leticia dijo...

Ay Julie... sí, Santa Clara es bello, el ambiente me parece mucho al de los pueblos de la comarca segoviana. Gracias por tu lectura y comentarios los que engolosinan mi espíritu. Besos poeta.

Ío dijo...


Hay días y hay fuego, Leticia, y horas de sombra negra.
Ese deseo tuyo es el sol que te alimenta.
Un abrazo para ti.

Ío



(me encantaron tus palabras, y la artesanía del orfebre mexicano; gracias)

Leticia dijo...

Sí Ío, para alimentar mi fuego es necesario el material para que no se consuma. Un beso y gracias por dejar tu órbita y visitarme.

ReltiH dijo...

GUAU... LETRAS QUE HACEN IMAGINAR COSAS...

Leticia dijo...

Cada lector buscará sus flores negras y su fuego interior. Un gusto siempre sentirte por aquí ReltiH

Ceciely dijo...

De fuego estamos hechos y mientras haya vida el fuego del deseo vibra. Es cierto…hay días así…somos humanos.
Que tengas un lindo septiembre de ilusiones y realidades.
Besos querida Leticia.

Leticia dijo...

Ceciely, hoy ofreciéndome tu mirada profunda a los días coronados de flores negras.
Sabes que siempre te recuerdo.
Un gran abrazo.

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

Cuánto dices en tan pocas palabras, flores blancas y flores negras, así se compone nuestra vida.

mariarosa

Leticia dijo...

Afortunada o desafortunadamente así es, y sé que toda persona desde la temprana infancia lo ha probado. Un gusto saludarte maría Rosa.

Marinel dijo...

Si esas flores negras tienen un sol en su centro,acabarán por sentir su calor y mudarán su negrura por colores radiantes.
Besos muchos.

Leticia dijo...

Eso se desea Marinel. Gracias por la esperanza.
Besoso feliz fin de semana.