Ballena. Dominica Ahumada Medina. (11 años) © copyrigth.

Red de amig@s unidos por el arte.

2 ago. 2013

CONMIGO



 
Navego sobre acuoso lecho
Dibujo impaciencia en las nubes
Agitado oleaje se estrella en mi latir concéntrico
El viento cierra mis ojos
Aún así... te veo.
leticia
 
Imagen de la red. Azulejo portugués.





*Uso de aún y aun. Aún  con acento  para sustituir "todavía". Aun sin acento para sustituir "incluso o siquiera".

14 comentarios:

AMBAR dijo...

Así suele pasar a veces, cuando algo hace nido en el corazón, con solo cerrar los ojos no solo vemos, también sentimos al recordar, eso, es parte de la vida.
Un abrazo.
Ambar

Leticia dijo...

Gracias Ambar por tu tiempo, y dejar tu opinión tan cercana a lo que motivó este texto.
Saludos cariñosos.

Ío dijo...


Es que ver no tiene porqué suceder en los ojos.
Que bello poema, para soñarlo.
Abrazo

Ío

ReltiH dijo...

COMO UN SUEÑO...

Leticia dijo...

Ío, ReltiH. Gracias amigos por participar con sus alentadores comentarios. Hacen feliz mi día, siempre impredecible.
Un gran abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

No importa los elementos: siempre habrá un hueco para ver al colonizador (ra) del corazón. UN beso. carlos

Leticia dijo...

La figura se detiene en el tiempo, vemos el momento que guarda la memoria, sobre todo, aquel motivo de inspiración. Un placer siempre recibir tu comentario amigo.
Te abrazo.

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

A veces lo que amamos está en nuestra retina de tal forma que su presencia surge a cada instante.

mariarosa

Julie Sopetrán dijo...

Bellísimo, poder dibujar impaciencia en las nubes es un don privilegiado de tu Poesía... Me ha encantado.

Leticia dijo...

¡Julieeeee!

Eres un amor amiga. Beososos

¡María Rosa! siempre tan asertiva. Besososo

BEATRIZ dijo...

Porque sabes ver con los ojos cerrados Letty.
Es una bella imagen del barco etereo en contraposición del interno.

Buen día.

Leticia dijo...

Bea, así nos podemos ver en la red.
En cuanto al buen día, pues muy atareada, me invento cada anochecer y hoy es el tiempo de creación, de dar cuerpo a uno de los dos libros que estoy perfilando. Cielo interior con nubarrones, aunque creo que hace falta una tormenta para deleitarme con el cielo limpio que lo sigue... al menos eso espero jejeje la verdad uno nunca sabe. Gracias por tus palabras, me acompañan

Pablo Rochín dijo...

incluso así se peude leer todavía muy bien, jejje

Leticia dijo...

JP.Un gusto tu presencia a través de tus palabras. Beso