Red de amig@s unidos por el arte.

8 jun. 2013

ÉTER ,POESÍA, ESTRELLAS Y TIEMPO.


Breves Reflexiones acerca de  la poesía, el tiempo, el espacio, las estrellas  y algunos de los fenómenos que conforman el universo.



Y las blancas, las tímidas estrellas que brillan en el piélago profundo del éter, y lo doran con sus huellas, son pupilas de pálidas doncellas que murieron de amores en el mundo.
Amado Nervo Perlas Negras IX.

 El inicio



Siendo de noche me dormí, soñé que de una vez quería comprender todas las cosas de que el universo se compone, no pude, ni aun divisar por categorías ni a un solo individuo. Desengañada amaneció y desperté. Sor Juana Inés de la Cruz.






Según Miguel Ángel Fernández. Los antecedentes de la tradición hermética en nuestro país y desde el siglo XVII, pretendía desenmascarar los secretos de un universo cifrado en lenguaje matemático y místico, a los que cuales solamente podían acceder los iniciados, lo que dio paso a una de las obras maestras de la poesía barroca de ese tiempo, conocida como Primero Sueño, escrito hacia 1685, por Sor Juana Inés de la Cruz, una silva (poema de versos endecasílabos y heptasílabos alternados), descriptivo-filosófica de unos mil versos y que continúa la tradición de los sueños de ascensión del alma, en busca de la suprema verdad, Dios o el supremo conocimiento. Texto que constituye la única obra literaria acerca de lo que llamamos; ficción especulativa en el México colonial. Aquí un fragmento de: Primero Sueño. Sor Juana Inés de la Cruz.

Hoy podemos observar que la literatura fantástica, funda sucesos e historias, basándose en la representación en sus páginas de personajes tales como gallardos caballeros, damas en peligro, bestias a veces heroicas y búsquedas imperiosas, enmarcadas generalmente en un ambiente de magia, tétrico y oscuro.


La ciencia ficción surgió como una rama más de la literatura fantástica, diferenciándose de ella como lo comenta Domingo Santos, en su prólogo de la antología Ciencia Ficción a la luz de gas.
Cuando empezaron a introducirse elementos de claro corte científico, propiciados por el gran desarrollo tecnológico del siglo XIX, preludio de los grandes avances del siglo XX.



Lo inesperado.

 ¿A quién dar gracias por la inexplicable existencia del universo?

En las diversas culturas que pueblan el planeta azul, se nombran los fenómenos del cielo con esa característica arbitrariedad del signo, vuelto palabra. El poeta, de manera lúdica, nos lleva a través de la metáfora a sosegar su necesidad de desentrañar el éter, espacio que contiene a los contrarios, acunados por el universo en expansión enmarcado por la poderosa paradoja de la “luminosidad - oscuridad”. La humanidad de todos los tiempos y culturas busca el descifrar el paradigma de la existencia del universo. Así, podemos encontrar que en las más antiguas religiones, se expresa esa inquietud por los fenómenos de éter.



 El Corán (15:14-15) Al-Hichr. Y aunque les abriéramos una puerta en el cielo por la que pudieran ascender y contemplar cuanto hay en él, no creerían. Dirían: Nos han turbado la vista y se nos ha hechizado.

Hoy gracias a la ciencia y a la tecnología, se tienen la oportunidad de acariciar la idea de la coexistencia en el espacio de fuerzas inauditas, inconcebibles volúmenes, temperaturas impensables, distancias insólitas… entre otros fenómenos y que gracias a ellos, podemos vivir bajo la certeza de nuestro transcurrir en una parte del cosmos, girando alrededor de una estrella finita.



Kostas Papaioannou, diserta en su obra La consagración de la Historia, acerca de la diferencia entre el -tiempo cósmico- del eterno retorno de los griegos (circular o laberíntico, siempre de regreso al inicio), y el tiempo lineal de la tradición judeocristiana kairós, el que ofrece una oportunidad de salvación gracias a un acontecimiento central, un escathón, un misterio...




El tiempo del Eclesiastés

Tiempo para nacer, tiempo para morir, tiempo para sembrar, tiempo para cosechar…Nuestra noción del tiempo deriva de la fusión de dos tradiciones, la Grecolatina y la Judeo-Cristiana.




En griego, Kronos es el tiempo de los hombres, el tiempo cuantitativo, Kairos es el tiempo cualitativo, es el momento preciso y exacto. Ni antes ni después.

  


Pero ¿y el tiempo en el espacio?

El astrónomo Carl Sagan en su libro Los Dragones del Edén

 

Nos dice: … la cronología cósmica, comprime los quince mil millones de años que se asignan al universo (o por lo menos a su conformación actual desde que acaeciera el Big Bang) al intervalo de un solo año {…}, cada mil millones de años de la historia terrestre equivaldría a 24 días de este hipotético año Cósmico Y un segundo del mismo correspondería a 475 revoluciones efectivas de la tierra alrededor del sol.

El término "Big Bang" se utiliza tanto para referirse al momento en el que se inició la expansión observable del universo, como en un sentido más general para referirse al modelo cosmológico que explica el origen y la evolución del mismo.


El filósofo Hegel, primer sistematizador moderno de la dialéctica, nos ha legado su pensamiento:




 Jeder Mesch ist ein Sohn seiner Zeit. Cada hombre es hijo de su tiempo.


El poeta, también asume el tiempo, para el argentino José Luis Borges en Nueva Refutación del Tiempo.Nos dice:


El tiempo es la sustancia de que estoy hecho. El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego. El mundo desgraciadamente, es real; yo, desgraciadamente, soy Borges.













Del escritor Octavio Paz en  El Arco y la Lira.




El tiempo no está fuera de nosotros, ni es algo que pasa frente a nuestros ojos como las manecillas del reloj: nosotros somos el tiempo y no son los años sino nosotros los que pasamos. El tiempo posee una dirección, un sentido, porque es nosotros mismos. (…) Se destruye y al destruirse, se repite, pero cada repetición es un cambio. Siempre lo mismo y la negación de lo mismo…OP.










Albert Einstein devela ante la comunidad científica en 1915:




La gravedad no es una fuerza, sino un campo creado por la presencia de una masa, la que produce un curvatura del espacio-tiempo.

En 1919 su teoría se confirma: La luz produce una curvatura en el campo gravitacional, pudiéndose observar durante un eclipse solar (el cual fue esperado y observado con grandes vicisitudes después de varios años), en algunas de las estrellas cercanas al sol.

 El bautizo del cielo

 La frase El hombre es la medida de todas las cosas del sofista Protágoras,



Encierra también la fuerza de la inteligencia y la curiosidad de quienes han deseado establecer un orden para comprender el universo y sus fenómenos. No es casual así, que en diversas culturas se hayan bautizado galaxias, estrellas, y tantos fenómenos estelares con personajes de sus mitos, revelándonos así que a través del decurso de milenios, el hombre nos refiere su cosmología (es el estudio a gran escala de la estructura y la historia del universo en su totalidad y por extensión, del lugar de la humanidad en él), y la proyecta en el cielo.


Para ilustrar ese anhelo por aprender los misterios del éter, recordemos que en la batalla de las Termopilas,



Leónidas con sus 300, detiene a Xerxes con sus miles. Cuenta la leyenda apócrifa que el León de Lacedemonia, hoy Esparta, mandó un espía para avisarle de la situación del ejército Persa. Al volver , le dijo:

 Leónidas, he visto al ejército persa marchar por tres días completos sin parar, y en la noche, sus fogatas eran más numerosas que las estrellas en el cielo… ¡Qué bien!- respondió, el bravo Leónidas.

¡Cuando fui niño, siempre quise bajar las estrellas con la punta de mi lanza!

Se asoma aquí, el sueño niño universal de “tocar y bajar las estrellas” el que permanece latente hasta nuestros días en diversas culturas.

Nuestra casa.


Tenía yo ocho años contemplábamos en familia el espacio plagado de estrellas y mi padre señaló lo que llamó Vía Láctea y contó algo precioso… Hera, esposa de Zeus, dormía. Despertó al sentir en su regazo, mamando de su seno a un niño (recordemos que su leche otorgaba la inmortalidad), era Hércules, hijo de Zeus y Alcmena, mujer mortal, esposa de Anfitrión. Zeus quería que Hércules fuera inmortal y por eso aprovechó el sueño de Hera, quién lo retira bruscamente de su pezón, derramándose así en el cielo su leche... originando La vía láctea, camino de los cuerpos celestes al que se integra nuestro lar, en el espacio finito en armonía, y que gira intemporal colgado del brazo de Orión, gracias a una de las cuatro fuerzas fundamentales observadas en la naturaleza, entre ellas la gravitatoria ( las otras tres, electromagnética, nuclear fuerte y nuclear débil). Siendo dicha ley la que mantiene la distancia y el equilibrio entre los cuerpos en proporción a su masa.

El poeta se mantiene también en atracción constante por la belleza, y lo expresa mediante el manejo del lenguaje y su imaginación creativa, con la que ha poblado el universo de poesía.

Octavio Paz en Viento Entero:







La poesía es un instante, es la revelación del mundo en un instante. Es la celebración del mundo de las palabras en un instante. El tiempo de la poesía es un instante perpetuo.



 En su conferencia en La Casa de las Américas en 2003, el poeta Ernesto Cardenal reflexiona:
 Al científico Albert Einstein le preguntó un periodista, que cuál era el origen de la materia, y él no contestó una palabra sino que levantó el dedo hacia arriba, señalando el firmamento. Un científico alemán, que es el que cuenta esta anécdota, termina su libro Das Molekül und das Leben (La molécula y la vida) diciendo que este dedo levantado al cielo, es la única respuesta científica para explicar el origen de la vida. 

Y es también la única respuesta que yo doy sobre la vida, y más allá de la vida.Le afirmó al entrevistador el vate Ernesto Cardenal en ese momento. 




La esencia de las reflexiones y los estudios científicos del astrónomo Carl Sagan, queda
expresa en sus palabras: Después del Big Bang, la única materia primigenia que existía eran átomos de hidrógeno, materia que dio lugar a las estrellas, sucede como el resultado después de miles de eones, que Todos somos polvo de estrellas. A partir de esta aseveración,  me parece interesante
el tema de algunos fantásticos cuerpos contenidos en el éter llamados estrellas.  


 Las Estrellas.

Gravito en el espacio inmenso. Todo parece negro, llego hasta la luz cegadora y guardo en mi cubeta las estrellas blandas. Caigo en el lecho del pinar …la gravedad me une a la sombra del bosque que se tiende conmigo. Sueños. Leticia Garriga. 


Estrella es todo cuerpo celeste que brilla con luz propia en la noche. Ahora bien, de un modo más científico y preciso, podría decirse que se trata de un cúmulo de materia en estado de plasma en un continuo proceso de colapso, en la que interactúan diversas fuerzas que equilibran dicho proceso en un estado hidrostático. 

También cabe la inspiración del poeta al recrear el brillo radiante y el titilar de las estrellas que transita desde el pasado y que en un hálito expandido en el espacio, le pareciera el suspiro de una Eva.
La cabellera de una estrella en la sublimación exuberante de su hielo,  se deja ver al pasar junto al sol, al poeta le parece la melena de una sirena, cuya estela de escamas de cristal, deja a su paso perpleja su inspiración enamorada.





El sabio traza una cuadrícula del cielo, y se devela la paradoja de Olbers, en que cada línea de nuestra visión del universo…debe terminar en una estrella.






El origen de Las Pléyades, en el Popol Vuh (libro sagrado de los mayas) cuenta que: Zipacna el soberbio" mató a 400 guerreros, cuyas almas fueron tomadas por “Gucumatz” el Gran Corazón del Cielo" y fueron puestas como estrellas, afirmando que es ahí, el sitio del origen de su cultura, llamada Tzab-ek o cola de Serpiente de Cascabel.

  





Las Pléyades para los giregos, situadas a un costado de la constelación de Tauro, son las estrellas más brillantes, las que permiten a la estrella Aldebarán, el seguidor rojo, perseguirlas cual príncipe medieval y permanecer años luz en el intento.


  


El cielo también derrama lágrimas, las Perseidas, (por estar en la constelación de Perseo) ofrecen su lluvia de meteoros de actividad alta que invade el cielo cíclicamente, y en protesta luminosa por el suplicio de San Lorenzo, Las Perseidas deben su esplendor al polvo emanado por los cometas, los que son parte de nuestro sistema solar.



Al descubrir la estrella Beta Pictoris, su imagen con alas fértiles, promete otro sistema solar




similar al nuestro, en una gestación soberbia y sensual en medio de la oscuridad, lecho perfecto para que nuevos soles-estrellas ilumine el hasta hoy inmensurable universo.

  




Las impensables estrellas Novas, que son la suma de la explosión termonuclear en el éter, cuya postrera brillantez precaria, pareciera un guiño que nos hace desde miles de eones una nueva estrella.






La Nebulosa del Cangrejo, cual telaraña por su intrincado diseño de filamentos, es la gran energía resultado  del último hálito de una supernova cual poema perfecto, y cuyo corazón es un "pulsar", que gira como un trompo gigantesco, solitario, sin un niño con quién jugar.





 El poeta y el sabio, han hecho posible cabalgar en la triada de la constelación de Alpha Centauro,
trasmontando el espacio sin tiempo y surcar la urdimbre imaginaria que contiene los cuerpos celestes.



En otra constelación, la de Acuario, el estremecedor resplandor final de las estrellas, antes de su última evolución, diseñó la llamada nebulosa planetaria Helix o el ojo de Dios, de soberbia belleza, cuya pupila de gases vastos, nos permite observar miríadas de remotas galaxias suspendidas en el piélago del éter, brillando al ritmo del diapasón del universo… siempre en expansión, hacia un nuevo comienzo.



El cosmos, cual poema sin fin, como una Mandala perfecta, “casi” eterna, sigue ahí, mientras nosotros desde un punto en nuestra galaxia entre  miríadas de estrellas, percibimos la inexplicable extravagancia de lo infinito, donde el pasado y el presente conformamos un todo que interactúa desde hace millones de años...
Leticia ©




Imágenes obtenidas en la red.

13 comentarios:

Julie Sopetrán dijo...

Im-pre-sio-nan-te...! Una delicia de lecturas. Excelente resumen, deliciosas imágenes... Me quedo con Octavio Paz, releyendo su Arco y la Lira. Lo he disfrutado muchísimo amiga. Mi felicitación más sincera. Eres genial. Eres ese guiño poético, infinito, lleno de luz y movimiento... Un fuerte abrazo.

Leticia dijo...

Ay Julie, no puedo ver claro tu comentario, parece que ha llovido y se ha inundado de agua salda mi casa...
Un honor tenerte como lectora amiga poeta.

ReltiH dijo...

UN POST MUY INTERESANTE. MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIRLO.
UN ABRAZO

BEATRIZ dijo...

Ha sido como pasear por el espacio entre las estrellas hermanas de leche.

Lety, tu post es estupendo! y para poesía,
También me quedo con lo de Octavio Paz!!

Un abrazo.

Immaaurora dijo...

genial post guapi, me ha gustado

http://losviajesysibaritismosdeauroraboreal.blogspot.com.es/

Leticia dijo...

RelthiH, compartir y escribir algo acerca de algo que nos conmueve es para mi un placer compartido hoy contigo. Un abrazo

Leticia dijo...

Beatriz, tus comentarios son para mi una mirtada desde el otro lado del espejo. Una alegría sentirte cerca. Te dejo abrazo fuerte

Leticia dijo...

Immaaurora, tu ánimo por continuar tu camino en lo que te gusta y te sientes realizada, es un ejemplo para los que por el momento se les cierran las puertas. Tú las tocas, como lo has hecho en mi blog. Un placer acercarme a personas como tú. Un saludo desde el otro lado del océano.

Ío dijo...


He disfrutado, y mucho, leyendo todo todo, y mirando las fotografías, Leticia, ha sido un verdadero placer leerte; todo lo que nos compartiste es muy interesante, desde la primera a la última letra.
Te felicito, poeta.
Abrazos y cariños para ti.

Ío

Fina Tizón dijo...

Nada quiero añadir a esta entrada que nos has dejado hoy, querida Leticia. Sólo felicitarte por el tiempo que has dedicado a este trabajo excelente, enriquecedor y exaustivo. "REDONDO", "SUPERIOR", de veras. De hecho, y con tu permiso,voy a imprimirme el texto.

Un fuerte abrazo

Fina

Leticia dijo...

Fina ... gracias. Todos ustedes mis queridos lectores son los que me permiten dejar paso a la luz y disipar la neblina que a veces se apodera de mi entorno.
Mi cariño de siempre para ti.

Ceciely dijo...

Querida Leticia, esta lectura es como haber entrado a mi propia casa, tanto en este post…como en el infinito cosmos donde paso seguido mis horas de inspiración. Un excelente trabajo que nos regalas, gracias por tu tiempo y finesa al haber compendiado poetas y científicos de renombres, así como tu propia inspiración.
Yo tengo los videos de ciencia y siempre estoy saturándome de ellos…será por eso que tengo poesía entrelazada entre el macro y microcosmos. Además nos has referido a poetas como Borges y Paz que son mis preferidos.
Guardaré este documental en mis archivos, si me lo permites. Sabes que aprecio muchísimo tu trabajo.
Besos mi dilecta amiga, hasta pronto.

Leticia dijo...

Ceciely, gracias, un honor tus palabras querida compañera de oficio y por supuesto que comparto mi trabajo.