Ballena. Dominica Ahumada Medina. (11 años) © copyrigth.

Red de amig@s unidos por el arte.

29 abr. 2013

BROCAL



 
Se quiebra el sol, llora y alimenta el charco del olvido, la ansiedad consume café y el gozo se pega a las plumas de furtivos  pájaros, mientras  miserables y hambrientas bocas ensucian el paisaje. Insatisfecho aleteo sale desarticulado del escrito sin memoria, la parábola del vino y el aliento del pozo juegan entre la desolación que amedrenta al seco tintero.  
leticia.
Imagen de la red.

8 comentarios:

Kasioles dijo...

Cuando el sol se mete y la inspiración no llega, muchas veces somos incapaces de rellenar una cuartilla, muchas ideas pueden acudir a nuestra mente, pero no cuaja ninguna.
Yo lo he interpretado a mi manera.
Pero lo que importa es que llego hasta tu casa y te dejo mis cariños en un abrazo.
Kasioles

Leticia dijo...

De acuerdo mi querida Kasioles, aunque... la brevedad muchas veces dice más que mil palabras. Un placer tu lectura.
Mi cariño de siempre para ti y ojalá y se arregle el clima.

Marinel dijo...

Hay soles que en lugar de dar luz,oscurecen llenando el alma de sombras...
Más besos.

BEATRIZ dijo...

La ansiedad toma café, y crece!
percibo algo de frustración o aridez, aunque las imagenes no son escasas en tu pequeño cuadro surrealista, más bien ricas.

Un abrazo.

Julie Sopetrán dijo...

Dices tanto con tan pocas palabras... Que me haces pensar mucho, es una auténtica parábola. Besos Leticia.

Fina Tizón dijo...

Es una prosa tremendista, Leticia; lleva tristeza, dolor, angustia, soledad; pero tus letras las bordaste aunque sea con lágrimas. Fuerte abrazo, amiga en la distancia

Fina

Verónica dijo...

Hermosas letras.
Un abrazo, buen fin de semana

Leticia dijo...

Marinel, Bea, Fina, Julie, Vero. La tristeza, cualesquiera que sea su origen, es un ojo de agua para la inspiración del escritor.