Red de amig@s unidos por el arte.

5 sept. 2012


Casi desierto
A mi tierra adoptiva Sudcalifornia.

El ojo de Dios me mira
voltea al paso de la suave fricción de la arena por el reptar de la saña y lloran las paredes de mi casa

Mojo mis pies de sal
en el charco de la espera

Mi corazón reboza
de peces que llegan
del río interior
que crepita
en mis venas

Un paisaje de dunas
rodea mi ombligo
cárcel de sed y fuego
domeñada por la vid y el olivo
en medio del oasis

Un sahumerio de hojas de Damiana
penetra mi carne que florece
en mitad de la sal y el agua
del vivo desierto

Pitahaya jugosa corona al cardón
y se place mi lengua
del breñal florecido
colmado de espinas

Los alacranes amarillos
con ponzoña en la cola erecta
hierven dentro de mis heridas

Otrora la dulzura de los dátiles
permeaba mi paisaje interior
hoy yerto

El brutal oleaje arremete impío
y resbala sus dedos por la roca filosa
en que me he convertido

Sólo la húmeda e impasible
mirada del cangrejo
está presente

Parece que viene pero se va... como todos
Véteme yendo de frente para que me parezcas viniendo...
decía Andrés Eloy Blanco en su Giraluna

Yo sigo aquí
detrás del ojo
del girasol en Todos Santos...

En este mi paraíso
que también tiene su infierno.
leticia ©    
Imagen de la red.

6 comentarios:

Maribel Flores dijo...

Uf!! maravilloso Leti. Es tan lírico y tan hondo y tan melancólico.
Besos, sigues bien, prosperando en tus andares.
Todos los días rezo por ti.
Un beso.

ReltiH dijo...

MUY PROFUNDO CIERRE.
UN ABRAZO

Leticia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leticia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mj dijo...

Es precioso el poema Leticia.Un poema cargado de contenido místico. Has escogido una imagen muy simbólica para ilustrarlo.
Un abrazo enorme

Leticia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.