Red de amig@s unidos por el arte.

5 jun. 2017

Recordando hoy Cien Años de Soledad.


El 17/04/2014. Murió en su casa, en la capital mexicana, el escritor Gabriel García Márquez a los 87 años recién cumplidos. 
Sé que sobrevuelan palabras mariposas en su lecho. Su obra tiene un lugar como uno de los clásicos de la literatura universal. Seguramente lo estaban esperando al final del puente...  Dante, W. Shakespeare , J. Joyce, W. Faulkner, y M. de Cervantes, entre otros, los que conforman una pléyade de escritores y amigos como Alvaro Mutis. 
Lo vamos a extrañar, aunque su legado,  sigue extendiendo sus raíces a lo largo y ancho del planeta. Un puente entre la realidad y la magia, el realismo mágico,  que permanece invitándonos a cruzarlo entre mariposas amarillas. 


 La soledad y los cien años de Gabriel García Márquez. leticia©

La algesia levita en el aire. Morder la luz y desgarrar la tarde, adentrarse en el cieno de la ignominia y calcinar la lluvia que brota del corazón de la ciénaga. Abrir con furia la cortina de oro y quedar cegada por el dolor de florecidas cruces sobre el lomo de la colina, ver el río de sangre flotar y alimentar al bosque, llorar cuando sus hojas en otoño sangran como el cordero. Los cien años de soledad no acaban, se alimentan entre palabras-mariposas que habitan los nombres de la belleza, la estirpe y el desamparo.
La espera en pleno dolor, cae con los brazos cruzados, cara al sol, sin memoria.

 leticia©

Imagenes de mujeres.  Pintor autriaco Cristhian Schloe 
Portada de Cien años de Soledad , imagen  de la red.

29 may. 2017

Mujer de Sal



 En algún amanecer se habrán diluido en el vientre del mar ...  el amor y el miedo. Leticia ©  




                



Caligrafía de sal I






Caligrafía creadora 
a través de
fino hilo negro
Penetrar la realidad
y colgar de la arista
de una estrella
la cabellera del sol
Aromar el tiempo
con esencia de
pétalos de rosa
y atrevernos
a deshilar
la urdimbre
que ampara
el esplendor del vacío

Leticia.©



Caligrafía de sal II









Soy un palimpsesto atávico
y he poblado el universo
Me gesté en una bolsa de sal y agua
salí en torrente al paraíso incierto
 

Hoy mi lengua de Eva
lame el salobre estero

El miserere de mi llanto
va por el aire
y mis lágrimas

saladas desdibujan
mis labios
Pero ...  sigo aquí
dolida
esperando al hijo
que se gesta ingenuo
en la bolsa salobre
lar de la revelación
eje y centro de mi cuerpo
mi vientre de sal
Hoy remojo en mi llanto
mi cuerpo de sal
Siglos de tanta sal
me cansan...
Leticia  ©
Imagen de la red.



Caligrafía de sal III


Palabras de sal han marcado mi cuerpo
Me han vendido por un salario de miedo 






Hay sal en mi melena y entre 
los dedos del viento 
Sal mojada por la brisa de la bóveda marina 
Sal  que brilla en mi boca 
Sal en mi perfume de mujer agridulce 
Sal que brilla en nuestra piel después de nuestro encuentro 
Sal con sabor  de arrecife
Sal de ser y no ser en un cotidiano mediodía
Sal en mi sonrisa iluminada por un sol negro
Sal revuelta entre arena de cristales perfectos
Sal en el socavón que brilla con luz del hambre del minero
Sal en mi vientre... lar de amor y esperanza 
Sal en una lágrima azul por tu prolongada ausencia 
Sal en el milagro del pan y el vino 
Sal y sol en mis huesos 
Un grano de sal atrapado en mi lengua sabe a ti, dulce compañero. 
Leticia©

Imágenes de la red.

27 may. 2017

Seminario de Cultura Mexicana 2017


Me entrega mi constancia, como Miembro del Consejo  del Seminario de Cultura Mexicana, Corresponsalía en La Paz, BCS. el Maestro Emérito Gilberto Ibarra Rivera. Él respondió mi discurso de ingreso acerca de El Escritor.


Seminario de Cultura Mexicana , corresponsalía en La Paz, Baja California Sur, México. Fundado en Ciudad de México 28/02/1942. Diecinueve miembros iniciaron, entre ellos. Frida Kalho, Manuel M. Ponce, Ángel Zárraga, Luis Ortiz Monasterio, Mariano Azuela, Fanny Anitua, Julián Carrillo, José Vasconcelos... se fueron agregando otros distinguidos representantes de la sociedad mexicana del entonces a los que se han sumado por generaciones hasta la actualidad, eruditos en filosofía, artes y ciencias. Llevar a todos los rincones del país gratuitamente, las artes en todas sus expresiones. Fue la tarea emprendida, hasta hoy.
Así, se ha diseminado el placer por compartir las artes en todo el territorio mexicano a través de corresponsalías en cada estado.

   En octubre vendrá a La Paz, BCS. el extraordinario arqueólogo  Eduardo Matos, quien ofrecerá una conferencia magistral. 
   Todos los eventos son gratuitos y para todo público. La Secretaria de Educación Pública, SEP.  es la que apoya económicamente traslados, estancia etc. de los artistas. Grupos o personas  individualmente.  
   Los corresponsales, nos encargamos de escoger y buscar el lugar adecuado para que se aprecie el arte que ofrecen una pléyade de artistas gratuitamente durante cada año. 

       Me respondió mi discurso de ingreso que nombré  El Escritor, el erudito investigador de las lenguas regionales y estudios de historia de la educación, lingüística y heráldica de familias entre otros, el Maestro Emérito Gilberto Ibarra Rivera. Un honor de verdad que se haya ofrecido espontáneamente a responder mi trabajo. 
      Yo respondí, designada por el responsable de la correponsalía, el historiador,  y cronista entre muchas de sus actividades Maestro Eligio Moisés Coronado, al trabajo del Bioquímico y Ph.D en Ciencias  Maestro Francisco López Gutierrez,  La Bioética en la Línea del Tiempo.
    Entrevisté con un guión para encontrar el hilo conductor entre la Bioética y los derechos humanos, al filósofo con maestría en Desarrollo Humano y Estudios de Frontera, traductor por la universidad de Cambridge, Maestro Herminio Antonio Ahumada G.

    Un gozo según se comparten las sesiones, la charla amena y enriquecedora con cada uno de los integrantes del grupo se debe a la propuesta del historiador, maestro Eligio Moisés Coronado al retomar la corresponsalía con diez personas de diversas disciplinas colaborando en un trabajo por la comunidad y la difusión de la cultura en Sudcalifornia. Nos entusiasma a todos y tenemos la certeza que lograremos excelentes resultados.

       Muy agradecida y espero corresponder la honorable oportunidad.

De pie, historiador y cronista, maestro Eligio Moisés Coronado, escuchando la respuesta del investigador en lingüística y maestro Gilberto Ibarra Rivera. Atento el Ph.D. en Ciencias Marinas. Octavio Maravilla.



En la foto, le entrego su constancia como Miembro del Seminario de Cultura Mexicana, al Ingeniero Bioquímico, Ph.D en Ciencias. Maestro Francisco López Gutiérrez, a quién contesté su discurso de ingreso acerca de la Bioética en la Línea del Tiempo.  














Hubo cuorum. Ocho asistentes de diez. Aby Mendoza, Leticia Garriga, Octavio Maravilla, Gilberto Ibarra Rivera, Agustín Anguiano ,Javier Gaytán Morán, Francisco López Gutierrez, Eligio Moisés Coronado.






   Agradecemos siempre a La Alianza Francesa su regalo mensual de un espacio de tranquilidad y armonía, que ha creado su fundador Ph.D por la Sorbone de París, Rubén Sandoval, premiado por el Gobierno de Francia con la medalla Caballero de las Artes y las Letras. Con él y otra colega, tengo la rica experiencia de haber hecho un libro especial, entre otras actividades conjuntas. De la Tradición Oral a la Textualidad.1885-1995. Baja California Sur en el tiempo, la escritura y el documento.  Cien años de testimonios orales y escritos fue nuestra investigación literaria. Varios años nos llevó este libro.



Se publicarán los discursos y se enviarán a México a la matriz que dirige la escritora mexicana Ph.D. Silvia Molina.


*Les comento que es una entrada de un  Blog, no está escrito como un artículo periodístico.

20 may. 2017

Haiku of México. Compiled by Amélie Olaiz

Estimados lectores, tengo el honor de haber sido elegida  con uno de mis Haikus, en esta obra de la escritora mexicana y fotógrafa profesional Amélie Olaiz.
 
 Haiku of México
Compiled by Amélie Olaiz

 Antología Parte I / Anthology Part I
(Publicaciones en orden cronológico (excluyendo a Tablada y Paz) de 1921 hasta 2017.1
Publications in chronological order (excluding Tablada and Paz) from 1921 to 2017.)





Hilandera 

Apresa su cena 
entre encaje de plata 
la tejedora 



 The Spinner

 The weaver
 traps her dinner
in silver lace

Imagen tomada de la red. 

15 mar. 2017




Ser

Soy árbol con fronda de estrellas
Casa de luciérnagas
Brillo nocturno que rasga la oscuridad
que me envuelve hasta que amanece
y llega la primavera.


Ser

Sou árvore com copa de estrelas
Casa de vagalumes
Brilho noturno que rasga a escuridão
Que me envolve até que amanhece

e chega a primavera.


Leticia©
En: Azulejos, traducido al portugués por la escritora Tania Alegria, desde la bella Lisboa.

Imagen de la red.

13 mar. 2017



 Me gusta el hombre cálido y amoroso
en lo cotidiano de los días iguales

Soy la una de los dos

Él me brinda caricias con la palabra y su lengua
y tañe mi sensibilidad de campana

La dulzura se pierde en mi cuello y me recorre íntegra
su contorno y el mío se dibujan en la cama
y fosforecen las sábanas

El amanecer es tranquilo después de nuestro encuentro
vasto de murmullos que suceden al preñado silencio

Están la luna y el sol colgados entre nuestra ropa
nos vestimos de algodón y lino
olemos a café y vainilla
nos place el aroma de las especias
y disfrutamos los sabores de los frutos maduros...

Es una de las cuatro estaciones de un poema largo que titulé finalmente  Cuatro Estaciones.Publicado en mi libro Azulejos, traducido del español al portugués por la escritora que vive en Lisboa, Tania Alegria . Mañana subo su traducción.
Quise volverlo a compartir con ustedes por la llegada de una nueva primavera en nuestra vida.
leticia copyrigth ©

Ting Walasse., Pintor chino norteamericano..

8 ene. 2017

Tierra de Calafia. Aquí vivo.




Como un horno cálido


Entramada en los giros de la  literatura medieval, Garci Rodríguez de Montalvo (1450-1505), en su obra las Sergas de Esplandián (1510), en el siglo dieciséis, daba a conocer en la península Ibérica, la existencia de una isla en lejana
tierra habitada por mujeres guiadas por, la amazona Calafia...




Sabed que a la diestra mano de las Indias hubo una isla, llamada California, muy llegada a la parte del Paraíso Terrenal, la cual fue poblada de mujeres negras, sin que algún varón entre ellas hubiese, que casi como las amazonas era su estilo de vivir.

“Éstas eran de valientes cuerpos y esforzados y valientes corazones y de grandes fuerzas. La ínsula en sí la más fuerte de riscos y bravas peñas que en el mundo se hallaba.
“Las sus armas eran todas de oro y también las guarniciones de la bestias fieras en que, después de las haber amansado, cabalgaban; que en toda la isla no había otro metal alguno.
“Moraban en cuevas muy bien labradas, tenían navíos muchos en que salían a otras partes a hacer sus cabalgadas, y los hombres que prendían llevarlos consigo, dándoles las muertes que adelante oiréis.
 ...y algunas veces que tenían paces con sus contrarios, mezclábanse con toda seguranza unas con otros, y habían ayuntamientos carnales de donde se seguía quedar muchas  de ellas preñadas, y si parían hembra, guardávala, y si parían varón, luego era muerto […] fin de cita.

          Sitúa tu cuerpo en una geografía  lejana, el sueño de un caballero. Saladas aguas tallan tus esteros e islas. La  sombra de cardones y el breñal se dibuja en tu alfombra de arena día  y noche. A tu contorno, vestido de espinas y flores del desierto, lo sigue el mar que corre paralelo sin ahogar nunca tu semidesierto.




Tu  piel guarda las venas del paso de ríos secos; corren como potro desbocado en tus entrañas. Palpita el corazón de tus pozos y la transparencia líquida apaga la sed.



Guardas como niña, fósiles como recuerdo. Testimonios  del paso de amonites y saurios, que vivieron placidos en tu  paisaje, hace milenios.



Calafia, bruñida por el sol y el roce de la arena, amazona solitaria a grupa de su Grifo, trasmonta dunas del paisaje, que amanecen con un horizonte niño cada día. Llega hasta el mar, el que golpea con furia las rocas de la costa y acaricia con manos de agua y dedos espumosos, tu contorno arenoso y suave


         Calafia, en octubre te envuelve el manto brillante de la luna… pareces de plata. Solitaria frente a un paisaje majestuoso, recostada en la arena, anudas con suavidad un pedazo del cordón umbilical que te ligaba al hijo varón. El horizonte se nubla por la tormenta en el desierto  ¿ Afuera o dentro ?


 Pericús, Guaycuras y Cochimiés

Disfrutaron la sombra bajo hojas de palmeras en  horas calcinantes. Los dátiles endulzaron su aliento y el ojo de agua apagó su sed.







Enterraron a sus muertos en bolsas de piel de venado y dejaron plasmadas en lajas enormes,  flora, fauna, imágenes pintadas en blanco, negro, y rojo. Testimonio de su alma sensible  y de su universo, el que  pervive a través del tiempo.


















La conquista.

          Bayadera de palmeras mecidas al ritmo de la brisa, acogen ingenuas las pisadas de conquistadores en sus cálidas arenas.




 Corceles, cañones, espadas y atronadoras armas, masacran tu libertad y aplastan el intento de salvaguardar tu lar.


Mientras, el viento ingenuo silba entre el breñal y se perfuma de tus flores que coronan los cardones vestidos de espinas.


En la soledad del semidesierto, hacen el amor  miedo y deseo. Nacen tus nuevos hijos a pleno sol acunados  en tus arenas. Culturas distintas, se cobijan  bajo el firmamento, el que se cubre con su rebozo, bordado de luceros.

 Las misiones

Llegan a imponer su dogma misioneros… la palabra divina, se expande por tus dunas  y los Franciscanos y Jesuitas enseñan artes y  aprenden artes de tu pueblo.


Tus misiones, columna vertebral a lo largo de tu cuerpo, testimonio a pesar del tiempo. Fueron construidas  por tus hijos con sangre, sudor y lágrimas, a semejanza del dolor de ese Dios, que les promete el perdón de los pecados y la vida eterna.


El ranchero




Curtido por el sol, labra sus avíos de caza para su supervivencia, el ágil venado no es más rápido que sus disparos y  como un artista, crea piezas bellas de su piel y cornamenta, degusta su carne envuelta en tortillas palmeadas a mano con manteca y leche de cabra y té de damiana...

Sus manos crean vestiduras para protegerse del breñal. Las chaparreras y el sombrero lo protegen del sol y del viento. La silla de montar,su fusta y  botas son la nueva piel de su cuerpo





Hace panocha de gajo de la miel de caña y quesos de leche de cabra, higos y dátiles  alimentan su necesidad de dulzura




El sol calcinante se refleja en la arena y quema,  las palmeras ofrecen sus penachos para taparse de Ibó, el sol.



Los ranchos surgen como oasis en medio del breñal





y se perfuman con el olor de las pitahayas dulces en pleno semidesierto.




El rancho apaga su sed del ojo de agua que surge de tu vientre y alimenta al oasis 


 
Las parras trepan los techos, caen las uvas y se embriaga, no sólo  el huerto.

Viaja en el viento el perfume de  albahaca y damiana, sobre los campos preñados  en el Valle de Santo Domingo, latido de tu  corazón en pleno semidesierto.  

  

  Ay Sudcalifornia, cuanto ha sucedido y sucederá, desde tu nacimiento.

Quise en este 2017, ofrecer nuevamente esta entrada, volver a sugerir la belleza de la tierra que habito. Cuna ya de mi descendencia. Es una breve mirada a su extraordinaria y siempre sorprendente beldad y origen. Sus habitantes, seguimos trabajando bajo el paradigma de seres humanos siempre en desarrollo, en el ejercicio de los valores del amor a nosotros y a nuestros semejantes sin importar diferencias  de cualquier tipo.   


Leticia Garriga ©

Imágenes de la red.