Palabras y Tiempo

Red de amig@s unidos por el arte.

7 feb. 2018



Habito el tronco del árbol de aromadas magnolias. Las luciérnagas  quietas en mis ramas, me cubren como una telaraña de estrellas. 
Hoy, mis raíces llegan al centro de la tierra. Los cantos de las aves alimentan mis sueños y cuando amanece, me despiertan el beso del sol.



Leticia©

Imagen de la red.



¿Quién?

En lánguido ritmo cadencioso 
se mece en mis brazos la palmera solitaria
Visto de sombra y cobijo al escorpión
Soy olor de dátil y zumbido de abejas
El deseo dibuja el roce del sigilo de la serpiente
en mis arenas 
El sol escurre fuego líquido de sus mejillas y gotea mi piel 
Cuando me arrasa el viento 
envuelvo con furia los gigantes en flor
y en sus espinas prendo mariposas
Las dunas me transforman y nace un horizonte niño cada día
Un océano erosiona mi contorno y me lame su espuma
Me reflejo en la piel de la luna y  en lo intenso de la noche abrigo los susurros trashumantes
Vacío mis entrañas y el líquido vital corre como potro desbocado por mis venas
Brota el oasis en mí ... soy el desierto

Leticia©

Publicado inicialmente en  A Sus Libertades Alas. Antología de Escritoras Sudcalifornianas
.Editores. Instituto Sudcaliforniano de Cultura. Gobierno del Estado de BCS. Instituto de la Mujer.  

Imagen de la red. 

6 feb. 2018

Arribar a otro planeta




-Está cambiando el clima
-Sí, mi piel parece barro agrietado, es invierno y parece que estamos en verano.
-¿Será  que nos hemos perdido?
-No sé, pero... ¡Hay dos soles en el cielo!

  leticia © 


Imagen de la red.
Nota. Hunters Moon , fenómeno debido a el movimiento del eje de la tierra. Luna y Sol nacen literalmente al tiempo reflejando la luna el brillo del sol en su superficie. Frontera entre Canadá y Estados Unidos.

5 feb. 2018


Beso  y papel 

Instante de confabulación 
manifiesta en el hilo de la tinta
Parto de palabras
en una hoja... 
al fin corazón del árbol
Punto final de la alegoría 
de los perfectos amantes 
Eros y Tanatos
Sentir vibrante 
manifiesto 
en un poema 
donde cada beso 
cuelga de la  fronda...
como hoguera.  
 Leticia ©





Beijo e papel

Instante de confabulação
manifesta no fio da tinta
Parto de palavras numa folha...
ao fim coração da árvore
Ponto final da alegoria
dos perfeitos amantes
Eros e Tanatos
Sentir vibrante
manifesto
num poema
onde cada beijo
pende da copa...
como fogueira.

Traductora. Escritora Tania Alegria  ©.

Libro de poesía Azulejos, autora Leticia Garriga. Traducción al portugués escritora brasileña Tania Alegria (Sic).
Azulejo del S. XVIII. Palacio Pereira Forjaz. Lisboa , Portugal.

2 feb. 2018

La Frontera



El ser es un ser fronterizo. Eugenio Trías.

El espacio llamado frontera, ha sido delimitado geopolíticamente e históricamente durante las conquistas por el hombre a través de siglos y guarda  diversas características, particularidades que separan o acercan a los hombres y mujeres en nuestro planeta, dependiendo de qué lado de la frontera se vea el horizonte.



Las fronteras se estiran, encoge, desaparecen, aparecen, son absolutamente arbitrarias y la filosofía acerca del deber ser, es legislada, valorada y vivida cotidianamente por la sociedad que las delimita, contempla y hereda dichos conceptos a sus descendientes. 

Diversas connotaciones tiene la frontera, ella nos habla según se le cuestione. Mí espacio y el espacio del otro, es esa pertenencia abstracta cuya normatividad la guardan celosamente las naciones, lugar donde aparentemente cabe el universo de todos.


La frontera guarda como una caja de Pandora, los parámetros con que se define el paradigma inaprensible de dicho concepto. Algo tan simple, el ir y venir, en el que la humanidad trashumante, gregaria y nómada recorrió y pobló nuestro planeta, es hoy un campo de batalla de infernales enfrentamientos entre seres humanos.

Pienso que la frontera que nos margina desde un comienzo, es la que llevamos interiormente como individuos y se manifiesta al extremo de considerar posibles enemigos a los posibles amigos. Hoy desde el umbral, ante el caos que percibo, estoy escribiendo.

Para mí no hay peor frontera que la que nos limita para darnos la mano; así de simple y así de enormes veo sus muros ahora tangibles en muchos territorios.

 En la frontera, entre estos espacios, en nombre del poder que brinda la pertenencia a una tierra, se cometen delitos bárbaros que solo alcanzamos a conocer parcialmente, muchas de las veces sólo por los medios de comunicación a nuestro alcance.

Hay que revalorizar nuestros conceptos como hombres y mujeres acerca del "deber ser" en cuanto a la frontera, sus límites y sus deleznables problemas. 

La única frontera que deseo derribar, es la que se crea de manera sistemática en los corazones de mujeres y hombres que en nombre del dolor y el agravio, enarbolan la bandera del odio y recrudecen su rigidez y su doble moral bajo aparentes paradigmas que no funcionan en la práctica de su ejercicio, así, valores como la pertenencia, la libertad y el honor entre otros, son violentados por los mismos seres que los llevan a la práctica resguardando sus fronteras y se comete vilmente el ultraje. 

Tenemos que luchar por extender nuestra consideración a los derechos de todos, a la libertad y al placer de convivir y compartir sin felonía los derechos humanos.

Hay que tomar iniciativas y a partir de la conciencia de este problema fomentemos desde el seno familiar, estimular cambios positivos y la reflexión acerca de la potencialidad del hombre para transformar su entrono, siempre en construcción, y sobre todo, la importancia de nuestras acciones por pequeñas que sean. 

Resaltar la conciencia de que podemos aspirar a tiempos mejores, si respetamos y convenimos en decisiones asertivas para todos, contemplándose desde las ópticas de cada uno de los involucrados mediante el diálogo y la conciliación, antes de llevarlas a cabo.

Espero que se logre el equilibrio y se lleven a una realidad soluciones coherentes para conciliar los intereses de todos y la convivencia entre humanos, logre la tan ansiada paz y respeto por ese otro que nos acompaña en este devenir del tiempo entre fronteras. 

Imagen de la red.

 Leticia Garriga©


Nota tomada de la red. Inmigración es la entrada a un país o región  por personas que nacieron o proceden de otro lugar. Representa una de las dos opciones o alternativas del término migración,  que se aplica a los movimientos de personas de un lugar a otro,  estos desplazamientos conllevan un cambio de residencia bien sea temporal o definitivo.

Las dos opciones de los movimientos migratorios son: emigración,que es la salida de personas de un país, región o lugar determinados para dirigirse a otro distinto e inmigración, que es la entrada en un país, región o lugar determinados procedentes de otras partes. De manera que una emigración lleva como contrapartida posterior una inmigración en el país o lugar de llegada.

14 ene. 2018

El viento



Hoy, el viento penetra el horizonte de mi boca
Huele a higo y menta mi  litoral en su aliento 
El aura ofrece  sensaciones iridiscentes 
Su fulgor hiere el ojo del impasible invierno 
Aquí y ahora en una estación violenta
transcurre lo deseado cubierto por la transparencia
Imaginamos ... que no existe límite para el universo. 

Leticia Garriga copy rigth.

Obra de arte. Autor sudcaliforniano QEPD Armando Manríquez
propietaria LG.

8 jul. 2017

Cenote

Desde la entraña de lo inverosímil
entre el aire y bajo la tierra  ¡También hay paraísos!
Nos humedecemos hasta reblandecer 
nuestros cuerpos en las aguas turquesa
Quizá nos volvamos limo.
 Leticia Garriga ©
DOLINĂ
Din adâncurile neverosimilului,
între văzduh și ce-i sub pământ. Deasemenea sunt paradisuri!
Umezim până ce se fac puhave
corpurile noastre în apele de peruzea.
Probabil ne vom preface în nămol.


Traducción al rumano por el poeta y filólogo de la lengua rumana Andrei Langa.
  
Cenote

Des de l'entranya de l'inversemblant
entre l'aire i davall de la terra  També hi ha paradisos!
Ens humitegem fins a reblanir 
els nosstres cossos en les aigües turqueses
Potser ens tornarem llim.


De mi libro Poemínimos Entre Mar y Cielo   Poemínims Entre Mar I Cel. 
Traducido al catalán por el poeta y filólogo de poesía moderna  Pere Bessó.
.
Foto de la red. Cenote en Yucatán, México. Agua subterránea cristalina, que se alimenta de ríos interiores y de la filtración del piso calcáreo en que esta asentada la península, cuna del imperio maya.

Efraín Huerta,Nace en Guanajuato el 18 de junio de 1914; murió en Ciudad de México  en 1982. Fue periodista profesional desde 1936 y trabajó en los principales periódicos y revistas de la capital y en algunos de provincia. Fue también crítico cinematográfico. Perteneció a la generación de Taller ¡1938-1941), revista literaria que agrupó entre otros, a Octavio Paz, Rafael Solana y Neftalí Beltrán. Viajó por los Estados Unidos y Europa. El gobierno de Francia le otorgó en 1945 las Palmas Académicas. En 1952 visitó Polonia y la Unión Soviética. Efraín Huerta se distinguió por su sana conciencia lírica, por su apasionado interés por la redención del hombre y el destino de las naciones que buscan en su organización nuevas normas de vida y de justicia. Sus primeros libros: Absoluto amor y Línea del alba están incluidos en Los hombres del alba, además de su obra publicada en revistas hasta 1944. El amor y la soledad, la vida y la muerte, la rebeldía contra la injusticia, su lucha contra la discriminación racial, la música de los negros, la política y la ciudad de México, temas frecuentes de su poesía. Recibió el Premio Nacional de Poesía en 1976. Nota de la red.
 Gran poeta mexicano que hizo popular los poemínimos , modalidad de creación literaria. Así nos habla del concepto ...

Creo que cada poema es un mundo. Un mundo y un aparte. Un territorio cercado, al que no deben penetrar los totalmente indocumentados, los censores, los líricamente desmadrados. Un poemínimo es un mundo, sí, pero a veces advierto que he descubierto una galaxia y que los años luz no cuentan sino como referencia, muy vaga referencia, porque el poemínimo está a la vuelta de la esquina o en la siguiente parada del Metro. Un poemínimo es una mariposa loca, capturada a tiempo y a tiempo sometida al rigor de la camisa de fuerza. Y no la toques ya más, que así es la cosa. La cosa loca, lo imprevisible, lo que te cae encima o tan sólo te roza …
Efraín Huerta.